CLAM - Principal  

TAGs

Traducir

DESTACADOS | campañas y derechos
 
América Latina

Aborto en la agenda presidencial

Mariela Castro, hija del presidente cubano Raúl Castro y directora del CENESEX, de Cuba, Anita Leocádia Prestes, hija de los militantes comunistas Luiz Carlos Prestes y Olga Benário, el diputado y ex-ministro Carlos Minc, Ennio Candotti (físico, ex-presidente de la Sociedad Brasileña para el Progreso de la Ciencia - SBPC), Lia Zatz (escritora), Lucia Murat (cineasta), Luciana Villas Boas (editora) y Margarida Pressburger (presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Orden de Abogados de Brasil – OAB – de Río) fueron algunas de las casi 7 mil personas que firmaron el manifiesto (lea el documento completo abajo) contra la forma como el tema del aborto marcó la campaña presidencial brasileña de este año.

assinaturas_br_FINAL_.pdf | Haga click aquí para ver la lista de firmas de Brasil | |

assinaturas_estrang_FINAL.pdf | Haga click aquí para ver la lista de firmas extranjeras | |


El documento fue divulgado en la Internet por un grupo de personas vinculadas a universidades públicas y activistas de los derechos humanos de las mujeres en el Brasil, siendo apoyado por personas de todo el mundo. El manifiesto y las firmas serán entregados a Clara Ant, asesora especial de la Presidencia de la República responsable de recibir y enviar la correspondencia a la Presidenta electa Dilma Rousseff.

El aborto entró en la pauta de la disputa electoral de este año y llevó tanto a Dilma como a José Serra (PSDB) a prometer, en caso de ganar las elecciones, no promover cambios en las normas relacionadas al asunto, a fin de satisfacer los intereses de sus bases religiosas de apoyo. Tal posicionamiento causó revuelta no sólo entre la población brasileña, sino también en la comunidad latinoamericana, especialmente porque Dilma, antes de ser candidata, había dado declaraciones favorables a la despenalización del aborto, manteniéndose en sintonía con movimientos observados actualmente en varios países del mundo, como Portugal, España, México y la vecina Argentina.

MANIFIESTO

SOLICITAMOS SU APOYO A ESTE MANIFIESTO PARA EXPRESAR NUESTRA INDIGNACIÓN POR EL USO QUE SE ESTÁ HACIENDO DE UN GRAVE ASUNTO DE SALUD PÚBLICA, MATERIA DE INTERÉS DE TODAS LAS PERSONAS, Y EN PARTICULAR DE LAS MUJERES – EL ABORTO.

Nosotras y nosotros, ciudadanas y ciudadanos defensores de los derechos humanos, conscientes de las desigualdades de género que afectan negativamente la vida cotidiana de las mujeres brasileñas, expresamos públicamente nuestra indignación por la forma como el tema del aborto está siendo explotado durante el período electoral actual.

El aborto es un grave problema de salud pública. La comprensión de este hecho y el respeto por la dignidad de las mujeres llevó a los dos últimos gobernantes que ocuparon la Presidencia del Brasil a asegurar un progreso significativo en este campo, con la aprobación de dos normas técnicas por parte del Ministerio de Salud.

La Norma Técnica de Prevención y Tratamiento de las Enfermedades Derivadas de la Violencia Sexual contra las Mujeres, Niñas y Adolescentes, de 1998, asegura asistencia inmediata a las mujeres víctimas de violencia sexual que deseen interrumpir un embarazo no sólo indeseable, sino impuesto por la deshonra de una violación. El Código Penal de 1940 lo permite. La Norma Técnica de Atención Humanizada al Aborto, de 2004, proporciona orientación sobre el cuidado y el trato humanitario al que todas las mujeres en situación de aborto, espontáneo o inseguro, tienen derecho al ser atendidas por el Sistema Nacional de Salud (SUS).

El proceso de democratización de Brasil ha demostrado ser plural y lo suficientemente maduro, como para no sucumbir ante las presiones electorales y conservadoras que desean, simplemente, ocultar e ignorar el sufrimiento de millones de mujeres para quienes el aborto es un último recurso. El aborto no debe ser pagado a costa del sufrimiento, la soledad, la enfermedad o incluso la muerte de las mujeres. La consolidación y profundización de la democracia en Brasil requiere, de manera urgente, la preservación del principio constitucional del Estado laico y de la libertad religiosa, como derechos importantes para que las personas puedan profesar su fe y actuar de acuerdo con su conciencia.

Es ampliamente reconocido que las más perjudicadas en este contexto son las mujeres pobres, que recurren al Sistema Nacional de Salud (SUS) con complicaciones derivadas de abortos practicados en condiciones precarias y con un riesgo alto de comprometer su futuro bienestar.

De la misma manera que un aborto en condiciones dignas y seguras no debe ser un marcador de clase entre las mujeres brasileñas, tampoco es aceptable que esta cuestión se utilice en procesos electorales con el fin de que prevalezca un Brasil arcaico, hipócrita y conservador sobre los intereses republicanos y de promoción de la igualdad de género.

Es deber del Estado garantizar el acceso amplio y sin restricciones a los métodos anticonceptivos para la regulación de la fertilidad entre hombres y mujeres en el Sistema Nacional de Salud (SUS). La Constitución y la Ley 9.253/1996 establecen que la planificación familiar es un derecho personal y que el Estado debe proporcionar información y recursos para el control voluntario de la fertilidad.

No es momento de retroceder. No podemos ir contra la corriente de la mayoría de los países democráticos que han considerado esto como un problema grave de salud pública y que han aprobado leyes que aseguran la dignidad de las mujeres que se enfrentan a tales circunstancias. Estar en contra de la penalización del aborto es reconocer el derecho a la justicia y evitar el sufrimiento de millones de mujeres en este país.

Río de Janeiro, 12 de octubre de 2010

Publicada em: 15/12/2010

volver




IMS/UERJ - R. São Francisco Xavier, 524, 6º Andar, BL. E - 20550-013 - Rio de Janeiro - RJ - Brasil - Tel.: (21) 2568-0599