CLAM - Principal  

TAGs

Traducir

DESTACADOS | noticias CLAM
 
México

Familia o familias

Oscurantismo o evidencia científica, familia única o familias diversas, ambas antinomias se dieron cita en México. Las huestes de Iglesia católica, a través del VI Encuentro Mundial de las Famílias, defendieron al modelo patriarcal y la familia nuclear. En contrapunto, intelectuales e investigadores, en conjunto con organizaciones civiles que trabajan por los derechos humanos, presentaron estudios científicos que revelan la existencia de arreglos familiares heterogéneos, reunidos en el seminário Familias en el Siglo XXI: Realidades Diversas y Políticas Públicas, realizado en el Colegio de México, donde se firmó la Declaratoria_familia_Mexico.pdf | Declaratoria de la Ciudad de México: Familias en el Siglo XXI | |. El CLAM invita a firmar su adhesión.

Un solo modelo familiar

En la Ciudad de México, del 14 al 18 de enero, el Vaticano llevó a cabo el VI Encuentro Mundial de las Famílias. Los jerarcas de la Iglesia católica recalcaron ante más de 9 mil asistentes que sólo existe un modelo familiar, el conformado por el padre, la madre y los hijos. El magno evento se celebró en la capital de México, distrito que en los últimos años se ha distinguido por aprobar leyes y políticas públicas a favor de los derechos sexuales y reproductivos, liderado 200 obispos y 20 cardenales que reiteraron su férrea oposición a la interrupción legal del embarazo, las uniones del mismo sexo, el divorcio unilateral, la unión libre, los anticonceptivos y el condón.

Felipe Calderón Hinojosa, Jefe del Ejecutivo Federal, y su esposa Margarita Zavala, titular del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia, asistieron a la inauguración, donde la jerarquía eclesiástica dejó claro que las bodas gay, el aborto, la anticoncepción, el concubinato y el divorcio son “amenazas” para la familia porque pertenecen a la llamada “cultura de la muerte”, la cual se opone al “orden divino” defendido a ultranza por el Vaticano.

La ciudad que aprobó la Ley de Sociedades de Convivencia, permitiendo la unión entre personas del mismo o diferente sexo; que discute la posibilidad de legalizar el matrimonio gay; que cuenta ya con la interrupción legal del embarazo antes de las 12 semanas; que permite a las y los transexuales cambiar jurídicamente de nombre y sexo; que tiene un libro se sexualidad para jóvenes editado por el gobierno local, y que recientemente borró todas las causales de divorcio en el Código Civil a fin de que el matrimonio pueda ser disuelto por la sola voluntad de una de las partes, fue la sede del evento orquestado por la Iglesia de Benedicto XVI. El Papa canceló su asistencia por motivos de salud; concediendo no obstante una “indulgencia plenaria” vía satélite.

Las mujeres a la casa, los gays al clóset

Para la jerarquía eclesiástica, las mujeres tienen que regresar a las labores domésticas y los homosexuales deben reservar sus afectos al ámbito privado. Según Javier Lozano Barragán, presidente del Consejo Pontificio para la Salud, las mujeres no deben trabajar, pues esto mina la educación de sus hijos. “Menos pan y más caso”, exigió el purpurado. A su vez, el cardenal Ennio Antonelli, presidente del Consejo Pontificio para la Familia, dijo que el matrimonio solamente puede darse entre un hombre y una mujer y que las relaciones homosexuales no deben expresarse públicamente. Asimismo, aseveró que las leyes que permiten la unión civil entre gays constituyen un “error antropológico”, que eso no es necesario para la sociedad.

Antonelli advirtió tajantemente: “Nosotros pensamos que la experiencia de convivencia de los homosexuales debe permanecer como algo privado dentro de las relaciones de amistad. Hay diferentes formas de convivencia, pero estas no se deben confundir con la familia formada por el hombre y la mujer, unidos en matrimonio, con hijos”.

Al día siguiente fue emitido un comunicado de prensa corrigiendo las declaraciones de Antonelli acerca de la homosexualidad: “No pretendió justificarla. El cardenal simplemente subrayó que la homosexualidad no contribuye favorablemente a la estructuración de las personas y de la sociedad. El ejercicio de la homosexualidad no refleja la verdad de la amistad”.

En la sede del evento “teológico- pastoral” fue montada una feria llamada “Expo Familia”, donde se vendían artículos religiosos y publicaciones tales como el libro titulado Una guía para padres sobre cómo prevenir la homosexualidad. Se distribuía entre los comensales propaganda católica de diversa índole, por ejemplo, la “Oración para abolir el aborto”. Las organizaciones civiles afines a la Iglesia, al igual que la alta jerarquía eclesiástica, argumentaron que la sociedad posmoderna está afectada por el individualismo y el secularismo; de manera que existe una crisis familiar que sólo puede ser resuelta mediante el compromiso de los gobiernos y hogares del mundo a impulsar la educación católica.

Cruzada religiosa para recuperar terreno político en América Latina

En el marco del VI Encuentro Mundial de las Famílias, la Conferencia del Episcopado Mexicano señaló que la jerarquía no retrocederá en su pretensión de intervenir en política, poseer medios de comunicación e impartir libremente el catecismo en todas las escuelas del país, esto a través de una reforma constitucional.

Por su parte, líderes laicos de los diferentes grupos que participaron en el encuentro cerraron filas, instando a reforzar la ideología de la Iglesia en todos los ámbitos de la vida latinoamericana. Venida de Argentina, la Senadora Liliana Teresita Negre de Alonso, abogada, Presidenta del Foro de Acción Mundial de Legisladores y Gobernantes por la Vida, llamó a reinstaurar los valores católicos en la agenda política de la región. La congresista instó a sus correligionarios a detener el “envenenamiento” de América a causa de legislaciones a favor de los métodos anticonceptivos, el aborto, las uniones homosexuales y la eutanasia. De lo contrario, “responderemos en el juicio final por el pecado de omisión”.

Después de rememorar a Carlos Abascal Carranza, ex secretario de Gobernación de México, como un político y funcionario que en vida jamás se avergonzó de ser católico, Negre se manifestó por “castigar” electoralmente a los “defensores de la muerte” y a ganarles escaños parlamentarios, para legislar en favor de la familia y el matrimonio, tal y como son concebidos por la Iglesia.

Asimismo, invitó a los participantes del encuentro a “controlar a los políticos”, y en todo caso, castigarlos o premiarlos en la siguiente elección. “¡Nos han ganado el Parlamento, el Poder Judicial y algunos gobiernos! Necesitamos hombres de bien. No tengamos miedo a nadar contracorriente. Nos estamos santificando con nuestro trabajo… El hombre no se puede separar de Dios, ni la política se puede separar de la moral”.

Leonardo y Martha Casco, matrimonio de líderes de la Alianza para la Familia y el Comité por la Vida de Honduras, acusó a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) de estar administrada por “maestros del engaño”, pues los “nuevos derechos” provienen de “grupos perniciosos” y niegan la “naturaleza” de las personas. Los esposos aseveraron que la ONU se ha convertido, en los últimos 45 años, en “un gobierno tiránico de administradores, en un nuevo miembro del exclusivo club de los clásicos de la perversidad, acompañando al comunismo, al fascismo y al nazismo”.

Eco distorsionado de causas feministas, Martha concluyó que con la permisividad hacia el aborto, la eutanasia, las uniones del mismo sexo, los bancos de esperma, la píldora del día siguiente y la manipulación de embriones y fetos humanos, “la gran perdedora ha sido la mujer. Se ha querido erosionar la maternidad y se desprecia la feminidad”. Para la activista católica, la ONU, los gobiernos y los organismos internacionales deben emplear el concepto “perspectiva de familia” como una herramienta de análisis y política que construya una sociedad más “sana”.

Al finalizar la parte “teológica-pastoral” del VI Encuentro Mundial de las Famílias, Tarcisio Bertone, Secretario de Estado del Vaticano, subrayó que el concepto “familias” es una “creación artificial de nuestro tiempo”, ya que de acuerdo con la “antropología natural” y la “revelación de Dios”, sólo existe un proyecto de familia fundamentado exclusivamente en el matrimonio entre un hombre y una mujer. El purpurado citó la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948 para concluir que después de la Segunda Guerra Mundial, los pensadores quisieron reconstruir la sociedad de acuerdo a un proyecto divino basado en la unión entre un hombre y una mujer y no en “otras figuras”.

Perspectivas científicas

En contrapunto con el evento católico, el Colegio de México (COLMEX) y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en conjunto con organizaciones de la sociedad civil que promueven los Derechos Humanos, llevaron a cabo, el 19 y 20 de enero, el seminário Familias en el Siglo XXI: Realidades Diversas y Políticas Públicas. Los disertantes fueron unánimes al señalar el anacronismo del modelo de familia promovido por el Vaticano, al no responder a la pluralidad familiar evidente en las sociedades actuales, comprobada por estudios y aceptada por asociaciones científicas, profesionales, organismos nacionales e internacionales.

Arie Hoeckman, representante del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), explicó que más allá una crisis de la familia nuclear o tradicional, Latinoamérica y el mundo están ante un debilitamiento de la estructura patriarcal y el surgimiento de hogares centrados en el reconocimiento de los derechos humanos fundamentales. Durante la inauguración del seminario de corte académico y laico, argumentó que “para las fuerzas conservadoras esos cambios apuntan hacia una crisis de la familia, pero la transformación en el caso de los hogares a cargo de mujeres responde a factores como el embarazo adolescente, divorcios, abandonos, separaciones, viudez, y migración que las motiva a ingresar al mercado laboral”.

Aumenta el número de familias con pocos integrantes

Según el demógrafo Manuel Ordorica, la familia es la organización fundamental que asegura el bienestar del individuo, en donde se despliegan fuertes lazos de afecto y solidaridad, se transmiten valores y se juntan recursos para satisfacer las necesidades de sus miembros. No obstante, en el espacio familiar también se construyen relaciones de poder. El académico indicó que hace un siglo El Estado mexicano promovía familias numerosas para suplir a la población muerta durante la guerra contra los Estados Unidos y colocarla en la frontera norte.

El experto comentó que en ese tiempo la esperanza de vida no llegaba al cuarto de siglo, y que los padres convivían poco con los hijos debido a las altas tasas de mortalidad. En contraste, hoy día la gente vive cerca de 80 años, coexisten varias generaciones y hay un mayor número de hogares encabezados por mujeres, a causa de su mayor longevidad. “Hace un siglo había tres millones de familias, hoy existen 10 veces más, y en 50 años habrá el doble de familias con pocos miembros, con un solo hijo o hija. El número de familias ha crecido exponencialmente y el número de sus hijos se ha reducido. Pronto estaremos por debajo del nivel de reemplazo generacional, por lo que es de suma importancia producir una política de Estado que tome en consideración las distintas conformaciones familiares”, agregó.

Es insuficiente definir familia sólo a partir del parentesco

Es insuficiente definir el término familia sólo a partir del parentesco, pues además del modelo nuclear formado por papá, mamá e hijos, existen diferentes convivencias humanas vinculadas exclusivamente por los afectos, sentimientos y anhelos mutuos, señaló el abogado Rodolfo Millán en el seminário Familias en el siglo XXI: realidades diversas y políticas públicas.

El asesor jurídico de los promotores de la Ley de Sociedades de Convivencia (LSC) y la iniciativa de reforma al Código Civil capitalino para permitir el matrimonio entre personas del mismo sexo en el Distrito Federal, expuso que la familia por elección, al igual que la nuclear, supone lazos de comprensión y la transmisión de la cultura.

En el COLMEX, el también profesor universitario indicó que la LSC, la cual, “llegó para quedarse”, contribuyó al proceso democratizador del país, obligó a los partidos políticos a redefinir sus ideologías y se insertó en el combate contra la discriminación. Asimismo, aportó argumentos al llamado “divorcio exprés”, que permite hoy día la disolución matrimonial en el DF tan sólo por la voluntad de una de las partes de la pareja.

Sin embargo, la LSC perdió técnica jurídica en las negociaciones parlamentarias, de manera que se dejaron de lado puntos que deberían rescatarse en próximas reformas legislativas, tales como que las uniones se enmarquen en el Código Civil; creen relaciones familiares; se puedan dar comunitariamente, es decir, suscribirse entre más de dos personas –“los legisladores en su miopía no atinaban sino a pensar en orgías”, ironizó–; otorguen nacionalidad a extranjeros; y generen derechos alimentarios inmediatamente después de firmado el contrato, no después de dos años, destacó.

“Contra natura” es normar la homofobia

Entrevistado por el CLAM, Emilio Álvarez Icaza Longoria, presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), puntualizó que, según el Consejo Nacional de Población, hay cerca de 15 tipos diferentes de familias en México, las cuales necesitan de políticas públicas que garanticen su pleno desarrollo y promuevan la no violencia entre sus integrantes.

En cuanto a las posturas vertidas por El Vaticano en el VI Encuentro Mundial de las Famílias, el ombudsman aseveró que la alta jerarquía eclesiástica reaccionó al marco de libertades construido en el DF. “No es casual que se haya hecho en la Ciudad de México”. La diversidad, así como las libertades de conciencia y de convicción tienen que reconocerse en un Estado laico. En un régimen democrático no se puede “imponer” un sistema religioso o moral determinado. “Normar la homofobia y la lesbofobia sí es delito, sí es contra natura”, remarcó el titular de la CDHDF.

Desgaste de la figura de padre autoritário

Cada vez menos hombres jóvenes optan por escenificar el modelo de padre autoritario en sus casas, pues está desgastado, coincidieron investigadores del COLMEX, en el seminario académico. La figura de hombre proveedor está en declive, ya que tanto papás como mamás jóvenes hoy se encargan por igual del sustento económico de sus hogares; sin embargo, la mayoría de las labores domésticas aún recaen en las mujeres, argumentaron los expertos.

En la sociedad española, señala el libro Los hombres jóvenes y la paternidad, la imagen social de los padres ha cambiado, de manera que los jóvenes papás hoy se involucran más en el cuidado y protección de sus hijos. Pilar Escario, coautora del texto, expuso que este cambio se da cuando la edad matrimonial en España se ha incrementado a más de 30 años; la tasa de fecundidad ha descendido –en el 2005 la media de hijos por mujer era de 1.3–; han aumentado el número de mujeres jefas de hogar y las parejas sin niños.

Los participantes de la investigación realizada por Escario e Inés Alberdi coincidieron en que aunque “el padre mayor infunde respeto”, prevalece no tener hijos más allá de cierta edad. En palabras de un entrevistado, “no quiero ser viejo cuando mi hijo tenga 20 años”. Según la académica española, para sus entrevistados, “es más bonita y más moderna la imagen de un joven padre jugando con sus hijos que la tan desgastada y denigrada del padre respetable y autoritario y distante”.

Hace dos décadas era impensable en España la imagen social de los “papás cambiando pañales”, porque la norma social obligaba a los varones a dedicarse sólo al trabajo fuera de casa. Así, “no te hace padre tener un hijo, sino el hecho de cuidarlo”, indicó.

Para Juan Guillermo Figueroa, investigador y académico del COLMEX, los nuevos padres no sólo cuestionan a sus progenitores, sino al patriarcado imperante en la sociedad. Con esto, los hijos ahora son testigos y protagonistas de la transformación social. No obstante, Olga Rojas, doctora en estudios de población por la misma institución, señaló que la nueva forma de paternidad, caracterizada por mayor afecto y participación en la crianza, coexiste con la desigualdad asociada a la menor intervención de los varones en las tareas domésticas.

Entrevistada por el CLAM, la especialista en género y paternidad afirmó que la realidad de España no dista mucho de la de México, según diversas investigaciones. Por ende, es necesario promover en el país mayor convivencia democrática dentro de las familias. Según la autora del libro Paternidad y vida familiar en la Ciudad de México, “las familias se han diversificado. No estamos tan atrás de los padres españoles. Hemos detectado importantes cambios en los hombres jóvenes para acercarse a sus hijos y ser más afectuosos, e incluso participar en la crianza y cuidados”.

Declaratoria de la Ciudad de México: Familias en el Siglo XXI En la clausura del seminário Familias en el siglo XXI: realidades diversas y políticas públicas, los organizadores emitieron y firmaron una declaratoria en la cual se asevera, a la luz del avance científico actual, que las familias, lejos de tener una existencia “natural”, son producto de la evolución histórica y cultural de las sociedades.

El documento, titulado Declaratoria de la Ciudad de México: Familias en el Siglo XXI, establece que “a partir de los estudios y diagnósticos recientes acerca de la realidad de las familias mexicanas, reconocemos su diversidad en términos sociodemográficos, económicos, culturales y religiosos, así como los retos que enfrentan en un contexto de crisis económica y de violencia generalizada. Consideramos necesario comunicar a la opinión pública y al Estado mexicano en sus distintos niveles nuestras preocupaciones, propuestas y demandas en beneficio de las familias y del fortalecimiento de la vida democrática, en el marco del Estado laico como principio de convivencia en la diversidad y como ámbito que permite la pluralidad y el respeto a los derechos humanos de todas las personas”.

Declaratoria_familia_Mexico.pdf | El texto fue entregado a las autoridades mexicanas. Para consultarlo y manifestar su adhesión, haga click aquí. | |

Publicada em: 29/01/2009

volver




IMS/UERJ - R. São Francisco Xavier, 524, 6º Andar, BL. E - 20550-013 - Rio de Janeiro - RJ - Brasil - Tel.: (21) 2568-0599